CÁNCER DE MAMA: SE PUEDE PREVENIR

Alrededor de 4000 mujeres pierden la vida cada año por el cáncer de mama.
Cada año se detectan 60,000 nuevos casos, el 40% de estas mujeres se encuentran en etapas avanzadas.
El Cáncer de mama es un padecimiento muy activo, complejo y difícil de combatir, del cual se han identificado alrededor de 250 tipos diferentes. Se origina en el crecimiento desordenado de las células de las glándulas mamarias y es el cáncer que ha causado más muertes en mujeres en los últimos años.
El Cáncer de mama tiene características diferentes en cada paciente, dependiendo de condiciones asociadas, como son la presencia de marcadores biológicos y la etapa de la enfermedad. Por esta razón no todas las pacientes son candidatas al mismo tratamiento y en la actualidad existen múltiples opciones terapéuticas, enfocadas a controlar la enfermedad; por lo cual es fundamental su detección oportuna.

Entre los signos y factores de riesgo están:
Bultos bajo la piel; Bultos en las axilas; Dolor en el pezón
Anomalías en la piel del seno; Ser mujer
Historial familiar de cáncer de mama;Ser mayor de 40 años;
Tener una vida menstrual de más de 40 años;
Concluir el ciclo menstrual después de los 52 años;
Alto consumo de alcohol y grasas;
Haber tenido el primer embarazo después de los 30 años o no haber tenido embarazos.

PEDIATRÍA: ANGINAS

La amigdalitis, comúnmente llamada angina, es la infección de las amígdalas, primera barrera defensiva del cuerpo humano contra la agresión de gérmenes del exterior.
¿Por qué se produce? Las amígdalas son ganglios que pertenecen al sistema de defensas llamado sistema linfático, encargado de ponerse en contacto con gérmenes que ingresan al organismo y como respuesta, poner en marcha un proceso que forma células especiales, para matar a los gérmenes que provocan enfermedades. Sin embargo a veces los ganglios no actúan adecuadamente y aparece la enfermedad.
Los gérmenes pueden ser virus o bacterias. Es muy importante poder diferenciarlos, ya que si son bacterias es fundamental el tratamiento con antibióticos para evitar males mayores.
Si la infección de las amígdalas es provocada por una bacteria llamada estreptococo beta hemolítico grupo A, los riesgos son aún mayores, ya que en individuos predispuestos, puede transformar una simple angina en otra enfermedad mucho más seria llamada fiebre reumática, caracterizada por enfermar a las articulaciones (artritis migratorias) y a las válvulas del corazón.
¿Qué debo hacer? Lo mejor es prevenirla manteniendo a los niños sanos con una dieta adecuada, fundamental para tener los sustratos necesarios para formar las células que los defienden contra las infecciones. Dietas ricas en vitamina B12 (huevo, pescado, carnes rojas, leche) y en vitamina C (frutas y verduras) son básicas para un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.
Cuando aparece una angina roja o purulenta se debe consultar siempre al pediatra, para el correcto tratamiento con el antibiótico específico y poder evitar enfermedades que pongan en riesgo la salud del bebé o niño.

Deja un comentario