HIPERTENSIÓN ARTERIAL: UN MAL SILENCIOSO

Si la presión sube por encima del límite normal -que se podría cifrar en 140/90 en los adultos- se produce lo que se denomina hipertensión arterial (HTA). Se trata de una enfermedad muy común en todo el mundo que afecta a más del 20 % de los adultos entre 40 y 65 años y casi al 50 % de las personas con más de 65 años.
Uno de sus mayores peligros es que se trata de un mal silencioso. Usted puede tener la tensión arterial elevada y no mostrar síntomas. De ahí la importancia de la prevención.
Si no controla su tensión arterial, ésta puede afectar al funcionamiento de su corazón, cerebro y riñones. La hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular y aumenta el peligro de derrame cerebral.
Por eso conocer qué es la hipertensión arterial y controlarla es la mejor forma de prevenir y moderar sus consecuencias.
Aunque los investigadores no han encontrado causas específicas de la HTA, se han determinado algunos factores de riesgo que pueden hacerlo más propenso a padecerla: obesidad, consumo elevado de sal, alcohol, tabaco, falta de ejercicio y estrés son algunos de ellos. También debe vigilar su tensión si posee antecedentes familiares de hipertensión.
Por eso es fundamental que se realice controles periódicos y, de padecer HTA, sería conveniente combinar el tratamiento prescrito por su médico con una dieta más saludable y ejercicio físico.

 

Recomendaciones para la Automedición de la Presión Arterial

1.Usar un aparato de medida para el brazo (no de muñeca, ni dedo) automático o semiautomático (de inflado manual) validado. Controlar que funcione correctamente.

2.Respetar las condiciones de medida: en situación de tranquilidad y reposo, sentado con la espalda apoyada en el

respaldo y el brazo descansando en una mesa.

3.La medida de la presión en su domicilio se debe hacer por la mañana, preferiblemente antes del desayuno,  y por

la noche, antes de la cena. Realizar 2 o 3 medidas en cada ocasión.

4.Medir la presión sólo cuando se encuentra mal es un error, puesto que tiende a resultar más alta. Por lo tanto, es

preferible fijar de antemano el día que se hará las medidas.

5.La frecuencia de las medias deben ser indicadas por el médico.

6.Cuando finalice cada toma conviene anotar la medición (todas) en una  hoja.

7.Llevar  los registros al centro de salud cuando acuda a sus citas. Es preferible que tome todos los días las mismas pastillas y en el mismo horario.

 

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (HPV)

 

El HPV es un virus común que se transmite a través del contacto genital, que puede afectar

tanto a los  hombres como a las mujeres. Se da  entre hombres y mujeres sexualmente

activos. Un dato a tener en cuenta es que la mayoría ni siquiera sabe que lo tiene. Por lo cual

es muy importante realizar los controles periódicos con el especialista.

Por lo general, consecuencias de este virus tales como las verrugas genitales o los cambios

celulares leves en el cuello del útero de una mujer, no constituyen un riesgo para la salud.

Pero, en algunas ocasiones, el HPV genital puede conducir a cáncer cervical en las mujeres.

Sin embargo, este tipo de cáncer se puede prevenir con pruebas rutinarias de Papanicolaou.

El HPV no es algo de temer, sino que la comunidad debe conocerlo y  hablar sobre ello.

No es lo mismo que el VIH o herpes (virus del herpes simples; VSH). Si bien todos estos virus

pueden transmitirse sexualmente, ellos no causan los mismos síntomas o problemas de salud.

¿Quién tiene más probabilidades de contraerlo?

Aquella persona que tiene relaciones sexuales desde una edad temprana, varias parejas sexuales o una sola pareja sexual que haya tenido otras parejas.

Deja un comentario